Como puede observarse, la filosofía Sanar no puede reducirse a la aplicación o reproducción de una serie de técnicas o actividades. Es algo más profundo. El convencimiento: “de que esta manera de entender la vida, de entender las cosas, hace diferencias no sólo en la vida de las personas sino también en la posibilidad de curarse de una enfermedad”[i]. Es un asunto de ver y comprender. De responder a necesidades específicas y de estar en los momentos definitivos. Curar la vida no puede reducirse a una actividad organizacional. Entonces, ¿cómo dialogar con esta filosofía Sanar? Motivar una comprensión sobre la responsabilidad de darle significado a la  existencia y saber qué hacer con lo que la vida hace con cada uno, es parte de la respuesta.  

[i] Germán Piraquive, entrevistado por Andrés Alba: Bogotá, Colombia. 20 de Octubre de 2015. Grabación.

 

 

 

Miguel Uribe, Maestro en Física. Al cumplir 15 años fue diagnosticado con un Linfoma de Hodgkin. Hoy, ya con 32 años, dedica su vida a las Ciencias Puras y es profesor e investigador en la Universidad de la Sabana en Bogotá. Miguel sobrevivió para contar el cuento: