La financiación de Sanar invita a replantear la lógica del consumo y desecho y de la compra de productos sin sentido o sin uso simbólico. Soñar que es posible cooperar siendo coherentes con los demás nodos del modelo demanda replantear lógicas de financiación que hacen uso de la imagen de niños y adolescentes con cáncer y  sus familias como vulnerables sociales o necesitados de compasión. La financiación del MODELO SANAR  hace del sujeto capaz y su mensaje un protagonista que da sentido a la recaudación de fondos y recursos. La sustentabilidad de Sanar se apoya en su identidad y en la unión de dos causas: el cáncer infantil y la recuperación y el cuidado del medio ambiente.