No son las técnicas artísticas lo que más importa en el MODELO DE ACOMPAÑAMIENTO SANAR, aunque éstas hacen posible la zona artística. No es el entretenimiento, la recreación o el olvido del dolor y el sufrimiento lo que motiva el uso de los lenguajes del arte en Sanar. Es el discurso de la resignificación y transformación mediante los lenguajes del arte, lo que los hace fundamentales en este modelo de acompañamiento. ¿Cómo dialogar con esta forma de comprender y usar los lenguajes del arte?  Crear, a través de comités de arte interdisciplinarios y de la participación activa de niños y adolescentes con cáncer y  sus familias, piezas artísticas que permitan comprender y afrontar la experiencia del cáncer infantil y descubrir al sujeto capaz de resignificar la vida y  transformar la esperanza, es parte de la respuesta.