Sanar está convencida de que una orientación que logre el empoderamiento de la familia aporta, significativamente al emerger de un sujeto capaz de resignificar la vida y transformar la esperanza desde la experiencia del cáncer infantil. Este sujeto no es sólo el niño, niña y adolescente con cáncer. Es también la familia que es determinante en el camino hacia la cura. Para Sanar la vida digna de quienes experimentan el cáncer infantil es prioridad y para viabilizarla participa en plataformas multisectoriales.